La curaduría de música y arte sonoro del FDBGerminal

Rogelio Sosa, director del festival de música experimental Aural, y curador del programa de música y de arte sonoro del Festival del Bosque Germinal, explica el programa que ha desarrollado para esta primera edición, y nos da un panorama de su trabajo como artista sonoro, promotor y compositor.

 

La parte musical del FDBgerminal fue dividida en dos: arte sonoro y música,  explica Sosa. La primera de ellas está compuesta por dos instalaciones. La pieza de Iván Abreu, Prematura, “es una intervención al interior de un árbol. Consiste en boquillas de instrumentos musicales que son accionadas al interior de un árbol, generando así una serie de variaciones frecuenciales que finalmente son convertidas en sonido”.

 

Por otra parte, su pieza, Nodal, “consiste en cuerdas de varios metros de longitud que son puestas en vibración para generar armónicos naturales que a su vez son reproducidos por unas bocinas”.

 

La parte musical, presente durante los cinco días, ataca géneros específicos. Si bien la curaduría de FDBgerminal “está pensada para desbordar los géneros y mostrar propuestas que no son tan definibles”, también da cuenta del interés artístico de la mayoría de los participantes.

 

Para el día inaugural, miércoles 26 de noviembre, se ha programado a partir de las 18 horas un concierto dedicado al free jazz o improvisación libre, en el que participan Zero Point, un trío de jazz integrado por Itzam Cano, Gabriel Luaber y Germán Bringas. También se presentan el saxofonista Ken Vandermark, la pianista Sylvie Courvoisier, y el baterista Chris Corsano. “Este será un concierto único por el virtuosismo de los artistas”.

 

El jueves 27 habrá tres estrenos y dos comisiones de obra. Participa el Ensamble Germinal, “compuesto por virtuosos, no sólo como músicos, sino por los acercamientos que hacen a la música contemporánea y la improvisación”, que ofrecerá un concierto de música de cámara “en el que se explora el cruce entre la improvisación, la composición y la música electroacústica”.

 

Se estrena obra de la norteamericana Olivia Block, así como una pieza comisionada por Protovecka a Rolando Hernández, un joven artista y compositor mexicano experimental,  que “representa las preocupaciones de la nueva camada de músicos y artistas”. También se hará el estreno de una pieza del trompetista Jacob Wick, y se instrumentan obras de Anthony Braxton, Alan Courtis, Thanos Chrisakys y Eric Griswold”.

 

Para el viernes 28 se contempla un concierto dedicado a la música electrónica experimental, “abordada desde una perspectiva de exploración con herramientas que podrían parecer obsoletas pero que llaman la atención pues escapan del cliché digital”.

 

Participan William Basinski, quien trabaja con reproductores con cintas de carrete, un compositor norteamericano que podría denominarse minimal, pero que al mismo tiempo desborda el género. También estarán presentes Jason Lescalleet, quien trabaja con cinta análoga; Juan José Rivas, Pete Swanson y Kevin Drumm, este último un músico seminal y estandarte en la música electrónica. “El cartel está pensado en el contexto del bosque, lo que le dará un carácter fuera de lo convencional”.

 

El sábado 29 será el día más nutrido y” tendrá a la guitarra como punto focal, pero abordada desde perspectivas bien diferentes”. La serie de presentaciones serán partir de las 13:00 y hasta las 22:00 horas. Nueve proyectos estarán rotando en distintas áreas de la Casa del Lago. “Habrá fusiones híbridas con aproximaciones muy auténticas hacia el folk, el jazz y el rock”.

 

El cartel lo integran Malcisne (MEX), Lorelle Meets the Obsolete (MEX), Terror Cósmico (MEX), Jozef van Wissem (HOL), laudista improvisadro y compositor minimal, que trabaja de la mano con Jim Jarmusch constantemente; Sir Richard Bishop (EUA), un guitarrista con aproximaciones muy interesantes hacia la música étnica de Medio Oriente; Jarse (FIN), dúo de rock psicodélico; Bill Orcutt y Chris Corsano (EUA), Eugene Chadbourne y Jorge Servín (EUA-MEX) y Arto Lindsay (EUA), un personaje importante para la historia de la música, pues inventa el no wave, movimiento nacido en Nueva York en los años ochenta, de donde germinan bandas como Sonic Youth y Beastie Boys.

 

La clausura del domingo 30 será un concierto para una dotación de instrumentos nada convencional: diez pianos colocados al aire libre, para estrenar la pieza Efímero Pánico, de Manuel Rocha (MEX), comisionada por Protovecka para el FDBgerminal. “El artista ensambla a diez pianistas para convertir la pieza  en una instalación viviente”.

 

De igual modo se instrumentará la pieza 1-100 de Michael Nyman (UK), compuesta para Peter Greenaway, “para cuatro pianos o más, que tienen una serie de reglas para ser interpretados y que generan un ambiente que se funde, una pieza muy atmosférica”.

 

Finalmente, Rogelio Sosa se define como músico experimental pues trabaja entre las intersecciones del arte, la composición y la tecnología. “La promoción cultural la entiendo como una parte de mi trabajo artístico, pues van íntimamente ligadas. Las curadurías y programaciones que hago para festivales son también una gran composición”, explica.

 

La pieza que presenta es una mezcla de arte kinético y sonoro. Son objetos mecánicos en movimiento y su relación con la oscilación y el sonido. Tiene su origen en la exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), donde presentó la pieza Trémula, un experimento con motores de vibración usados para bajar de peso.

 

“Empecé a conectarle cosas, como dispositivos tubulares amarrados con cuerdas. Cuando empezaban a vibrar daba la sensación que algo mala iba a pasar, una especie de tensión. Y cuando estiraba más la cuerda empezaban a haber divisiones de armónicos, en el sentido más pitagórico del estilo monocordeo de la división de la cuerda. Entonces, a partir de acelerómetros se está midiendo la vibración que tiene la cuerda en tensión, posterior está información es mandada a un dispositivo que la traduce en sonido”.